Somos...

La Academia de Enseñanza Libre comenzó en el curso 2014, en Las Palmas de Gran Canaria, con la ilusión de aportar a la sociedad una manera diferente de fomentar la formación. Somos educadores/as.

Nuestro nombre pretende ser un guiño a la Institución Libre de enseñanza, un proyecto pedagógico que se desarrolló en España durante medio siglo (1876-1936) y que tuvo una importante repercusión en la vida intelectual de nuestro país, desempeñando una labor fundamental de renovación.

Enseñanza Libre

Nacimiento de la Institución Libre de Enseñanza

Ese espíritu de renovación pedagógica, es lo que hace que un grupo de docentes, liderados por nuestra directora Eva Batista López, nos lancemos a crear un proyecto empresarial que tenga como fin ofrecer una forma diferente de enseñar y de aprender, más creativa, centrada en la persona. Queremos tener en cuenta no solo las necesidades académicas, sino el desarrollo integral del alumno/a, con un fuerte anclaje en el mundo de las emociones, avalados por los últimos descubrimientos de la neurociencia. Para Francisco Mora la clave no está en fomentar las emociones en el aula, sino en enseñar con emoción. Por eso, un “profesor/a excelente es capaz de convertir cualquier concepto, incluso de apariencia ‘sosa’, en algo siempre interesante”.

Francisco Mora

Desde nuestro inicios, hemos perseguido que “la academia” sea un lugar de crecimiento personal y no un sitio donde pasar horas tediosas o improductivas. La acogida, aspecto muy importante en nuestro sistema, es clave para poder comenzar a trabajar juntos. Es por esto que las entrevistas personales con el alumnado, el clima agradable y tolerante y la ilusión contagiosa hace, que tus objetivos se conviertan en los nuestros. Esa manera de compromiso, forma parte de nuestra identidad. Esa relación, por tanto es personal e intransferible entre docente y alumno, que se convierten en colaboradores, en un equipo de apoyo con metas comunes.

Para poder llevar esta metodología a la práctica, esta relación entre cognición y emoción, establecimos unos parámetros básicos:

Excelencia en los docentes: formación académica (nuestros profesores/as son titulados en arquitectura, filología hispánica, ingeniería, ciencias de la educación, psicología, audición y lenguaje, educación infantil y primaria, muchos de ellos funcionarios de los Cuerpos de Maestros, de Secundaria y de Inspección Educativa), formación metodológica (cuentan con cursos de actualización didáctica en metodologías activas como aprendizaje cooperativo, aprendizaje basado en proyectos, flipped classroom, inteligencias múltiples y educación emocional), talante personal, vocación y pasión por el aprendizaje.

Además con una fuerte formación permanente con asistencia a congresos y cursos que nos mantengan en la vanguardia de la educación. Uno de los últimos a los que hemos asistido o asistiremos próximamente son

Educar con emoción

Simo Educación

Grupos reducidos: tenemos la firme creencia que no es posible relacionarte de manera personal con grandes grupos, donde se diluye esa, para nosotros imprescindible, vivencia del aprendizaje, ese conocimiento mutuo, que permita adaptar los contenidos, los modelos de enseñanza, los tiempos, los ritmos y estilos de aprendizaje, que nos reconozcamos como referentes, como impulsores hacia la consecución de tus metas.

Contexto amigable y favorecedor: Aprendemos haciendo, alrededor de una mesa, en un entorno cálido y agradable, lejos de ruidos y con un ambiente favorecedor y la ayuda de las nuevas tecnologías: cursos online, clases por skype, plataforma virtual interactiva de acceso a guías, temarios, apuntes, clases grabadas para volver a escuchar o por si me lo perdí, son aspectos que favorecen el aprendizaje y potencian la motivación.

Existencia de un método: nuestro centro tiene un método basado en las anteriores premisas, de manera que todas las clases están planificadas, acompañadas de los recursos necesarios y con una evaluación permanente que nos permita consolidar los aciertos y mejorar de manera continua. Los cuestionarios de satisfacción del alumnado, sus opiniones y sugerencias son una fuente inestimable de oportunidades para hacerlo cada día mejor. Esa es nuestra apuesta.

Eva Batista López

Directora y fundadora de Aelibre

Y por último, la Academia de Enseñanza Libre quiere tener visibilidad en nuestra comunidad, quiere contribuir a la mejora de una sociedad mas justa y solidaria, mejor formada, más democrática, con una presencia en el desarrollo intelectual de Canarias, para lo que pretende aportar Jornadas divulgativas, Cursos de especialización Docente respaldados por las universidades, Foros de debate para familias y personas interesadas en la educación, talleres para todo tipo de alumnado potenciando la atención de manera inclusiva y creyendo firmemente en la necesidad de atender a toda la diversidad funcional que nos enriquece.